23 de Agosto de 2015

West Bromwich Albion-Chelsea F.C.

Apenas habían pasado dos días desde que conocí a mis nuevos compañeros del Chelsea en Cobham cuando viajamos a Birmingham para enfrentarnos al West Bromwich Albion, un encuentro de Premier League. El esperado instante de mi debut con la camiseta azul se perfilaba en el horizonte. Todo lo que me rodeaba era nuevo y apasionante. La concentración, el viaje, los rituales previos al partido y lo que más deseaba: estrenarme con mi nuevo equipo en esa gran competición, de la que tantos grandes partidos había visto con anterioridad. Saltar al césped y dar todo lo que llevaba dentro. Era demasiado pronto para entrar en el once, pero al conocer la alineación supe que me estrenaría como titular. Un motivo más para rendir a tope.

El estadio The Hawthorns era una olla a presión. Incluso antes de rodar el balón, ya me sorprendió la intensidad con la que la afición animaba a su equipo, con cánticos inagotables que provenían de todos los rincones. Esa intensidad, esa pasión de los aficionados tenía también su reflejo en el carácter del equipo y cómo afrontaban el partido, poniendo el alma en cada acción, sin reservas. El partido era muy físico, duro y rápido, de ida y vuelta. El balón corría como la pólvora y me sentí cómodo en esa dinámica desde el primer minuto, perfectamente integrado en el juego del equipo y con buenas sensaciones.

Darren Walsh / ChelseaFC / Press AssociationJosé Mourinho me situó en la banda derecha y desde ahí busqué aportar centros, combinaciones y desmarques para romper la defensa. Sin el balón, rápidamente a cerrar y presionar la salida del contrario, en todas las líneas. Tener cerca a Cesc, Diego Costa y Azpilicueta me ayudó. Conocía bien su juego de tantos partidos con la Selección y eso me facilitó encajar en el juego del equipo. Ellos pudieron adelantarse de penalti, pero Courtois lo evitó con los pies. El peligro rondaba las dos áreas y a base de insistir el primero cayó de nuestro lado.

Sucedió en un abrir y cerrar de ojos. Recibí en propio campo, escorado a la derecha, y tomé la diagonal hacia el área. Quería construir un ataque vertical y romper la defensa con una combinación rápida, dando máxima velocidad al balón. Mi apoyo fue Hazard, que con una calidad increíble recibió y se giró ganando la espalda a sus marcadores para devolverme el balón en bandeja. Apenas 48 horas antes le había conocido y actuó de forma automática como si lleváramos años jugando juntos. Leyó la jugada al instante y me sirvió un centro perfecto cerca de la línea del área. Dos toques más para avanzar y no lo pensé, chuté con la izquierda, por bajo, intentando superar al defensa que cubría ese flanco. El balón tocó ligeramente en el interior de su tobillo y ajustó aún más su trayectoria al palo.

Darren Walsh / ChelseaFC / Press Association

Al ver como superaba la línea la sensación fue inexplicable. Una mezcla perfecta de alegría, rabia y agradecimiento me hizo explotar en la celebración. Apenas podía creer lo que estaba escuchando cuando oí a la afición cantando mi nombre. No podía haber soñado un debut mejor, aunque aún quedaba mucho partido por delante para luchar por los tres puntos. No fue fácil, pero el primer golpe corrió de nuestra parte. El segundo también.

Darren Walsh / ChelseaFC / Press AssociationApenas diez minutos después Costa, a quien conocía bien de la Selección, apuntó el segundo a nuestro favor. Willian me entregó el balón y avancé unos metros, hasta que vi a Diego en el área. Chuté un centro cruzado y él, siempre garantía de gol, acertó en el remate final. Nos situamos 0-2 y todo parecía encarrilado, aunque la Premier League me mostró su cara más auténtica en este primer partido. El rival siguió apretando de lo lindo y recortó diferencias, aunque logramos recuperar la ventaja antes del descanso con un tercer gol, también de un español, Azpilicueta. Después del descanso nos tocaría sufrir de nuevo, ya que nos quedamos con 10 por la expulsión de Terry, nuestro capitán y eje de la defensa. Poco después de nuevo el rival recortó diferencias y tocó defender con unas y dientes el 2-3.

Cuando el árbitro dio por acabado el encuentro la sensación de satisfacción era total. El equipo necesitaba esos tres puntos. Conseguimos una victoria importante en un campo difícil, con el trabajo de todos. En el plano personal las cosas no podían haber salido mejor: debut de titular, con un gol y una asistencia. Al subir al autobús, de camino a aeropuerto, tuve tiempo de reflexionar a fondo. Lo que viví en The Hawthorns era un gran comienzo, un primer paso firme en la competición. Con tantos espacios, un juego tan rápido, de ida y vuelta, ocasiones constantes… Se daban todos los requisitos para disfrutar de mi nueva etapa profesional en un maravilloso campeonato… ¡Y sólo era el primer día de competición¡ Un comienzo de ensueño.

Darren Walsh / ChelseaFC / Press Association

Premier League
| 23/08/2015 14:30

West Bromwich Albion
West Bromwich Albion
Chelsea
Chelsea
2 - 3

Ficha técnica

West Bromwich Albion:

Myhill; Dawson, McAuley, Olsson, Brunt; McManaman (Gnabry 77’), Morrison Gardner 88’), Fletcher (c), Yacob, McClean; Rondon.

Chelsea F.C:

Courtois; Ivanovic, Zouma, Terry , Azpilicueta; Fabregas, Matic; Pedro (Mikel 84’), Willian (Cahill 60’), Hazard; Diego Costa (Falcao 77’).

Árbitro:

Mark Clattenburg amonestó a Matic 16’, McClean 36’ y McManaman 71’. Expulsó a Terry 52’.

Goles:

0-1 (20’) Pedro; 0-2 (30’) Diego Costa; 1-2 (35’) Morrison; 1-3 (42’) Azpilicueta; 2-3 (59’) Morrison



Patrocinadores

Webmaster Luis Cuenca - Web diseñada por HPS, High Performance Solutions